Mi diario de viaje por el lago Ranco

135828.jpg

Dublin Core

Título

Mi diario de viaje por el lago Ranco

Descripción

Es verano del año 1910. Arriba en Río Bueno una singular comitiva desde la capital: un grupo de guías, un hombre, un sacerdote y una distinguida señora. Ella es Inés Echeverría, o Iris, su seudónimo. Es una mujer aristocrática y feminista de 42 años, madre de tres hijos y una consumada trotamundos. Ha recorrido Europa y Tierra Santa, ahora su destino es la cuenca del lago Ranco.
Mediante cabalgatas nocturnas, rodeada de oscuridad y sonidos abismales que revelan sus miedos internos, y paseos diurnos, cuya luz rebota en el lago y en su espíritu, se aventura Iris en una intensa travesía.
A bordo de la pequeña embarcación Elfrida, la belleza escénica del sur de Chile «le dobla las rodillas». Visita la localidad de Llifén, la isla Huapi y alrededores, y describe a sus habitantes, tanto colonos como huilliches, con minuciosidad y extrañeza.
Su viaje es un peregrinaje hacia un mundo exterior frondoso y casi desconocido hace ya más de un siglo. Pero también hacia un camino interior bajo la guía de los principios de la teosofía que ella porta en su equipaje y que, a fin de cuentas, devela que el viaje es realmente «un estado del alma».

Fecha

Colección

Citación

Echeverría Bello, Inés, “Mi diario de viaje por el lago Ranco,” Portal de Escritores y Literatura de la Región de los Ríos, consulta 13 de julio de 2024, http://biblioteca.literaturalosrios.cl/items/show/1367.

Social Bookmarking